Entrañables recuerdos

Conforme ejercito la memoria para escribir estas líneas, me van aflorando situaciones, recuerdos y personajes que creía olvidados.
Partiendo de la esquina de la iglesia hacia el oeste por la calle principal, estaban las principales ventas de abarrotes, entre las que destacaban las de las señoras Segunda de Robles, Soledad Saavedra y Rosita Añez, hasta llegar hasta la entrada al pueblo, donde se ubicó la primera mercería y el primer vivero de plantas de Arcelia Ortiz, Áñez y familia.
El primer heladero fue Tomás Justiniano, cuyos raspadillos, helados y picolés eran muy apreciados.
La primera anticuchera que hubo fue María Seas de Terrazas, la que posteriormente sería galardonada por parte de la Alcaldía Municipal durante la gestión de Etanislao Araúz.
En esa época pocos padres podían permitirse el comprarles bicicletas a sus hijos; por lo que la mayoría aprendimos a montar en bici de alquiler, Jorge Sánchez Cardoso puso las primeras bicicletas de alquiler. También alquilaba bici Miguel Trecka, súbdito alemán que fabricaba sus propias bicicletas con ruedas de madera, las que producían un ruido peculiar al rodar sobre las aceras de la plaza.
Transporte
En sus inicios la Línea 104 de colectivos que hacía el recorrido hasta Santa Cruz, contaba entre sus conductores a Santiago Urgel, Mario Salvatierra, los hermanos Velazco, Aquino Montero, Redentor Gutiérrez, Bolicho N. y otros experimentados choferes que demostraban pericia para llegar a destino, debido a las malas condiciones de la ruta.

Mercado
Antes de que existiese el Mercado Municipal, la carne vacuna se expendía en las casas de los propios matarifes. Una bandera blanca flameando en la puerta indicaba a lo lejos que había carne fresca en casa de Elvio Vargas, Heladio Salvatierra, Froilán Pedraza, Nicanor Serrano, Marcial Escalante y otros.
La única banda de música que existía en Cotoca era la conformada por los hermanos Pedraza, que amenizaba las fiestas del pueblo y demás celebraciones, compitiendo muchas veces de igual a igual con bandas musicales llegadas de Santa Cruz o del interior del país, especialmente para la fiesta patronal del 8 de diciembre y Semana Santa.
Lagunota
Los cálidos días veraniegos eran propicios para visitar la Lagunota, embalse natural ubicado al este de la población sobre el camino a Puerto Pailas y que se llenaba con aguas remanentes del Río Grande o Guapay y de arroyos de la región. Cabe destacar que esta laguna se llenaba de forma esporádica, por lo que cada vez que esto ocurría, lo aprovechábamos de la mejor manera.

LAS PRIMERAS RADIOS

Aproximadamente en 1975 se instala la primera radioemisora con el nombre de Radio Virgen de Cotoca propiedad del radialista cruceño Lolo Araúz, que operaba desde la posta sanitaria. Iniciaba emisiones desde las seis de la tarde hasta la medianoche debido a que el fluido eléctrico se daba solo en ese horario.
Esta emisora tuvo un periodo muy corto de duración. Posteriormente en 1981, el día 7 de diciembre inicia emisiones la segunda estación de radio también con el nombre de Radio Virgen de Cotoca de propiedad de Mario Ichazo Aguilera. Después vendría Radio Jenecherú, cuyos propietarios fueron Hernán y Guido Molina Vaca y Guido Guardia Flores.

Banner pie de pagina