El Plan 3.000 cumple 36 años con otra fisonomía

0
280

Un nuevo aniversario encuentra a la ciudadela Andrés Ibáñez en proceso de transformación, toda vez que en materia de infraestructura, pavimento, canales y parques se está avanzado bastante y a esto se suma el proyecto de alcantarillado sanitario que ya es una realidad, cambiando el rostro que en antaño tenía el distrito en toda la ciudad. Y no es para menos, porque este cambio va de la mano con los nuevos emprendimientos y la gran cantidad de pymes que se están asentando en la zona, son pruebas del polo de desarrollo que se está gestando.
Jesús Álvarez, subalcalde del distrito 8, afirmó que durante las tres gestiones del alcalde Percy Fernández, la ciudadela ha crecido de manera considerable, tanto en población, infraestructura, servicios y últimamente en producción, porque las microempresas de todo tipo abundan en el distrito, por ello, informó que se están reuniendo con este sector, para que con el tiempo se puedan formalizar y comercializar sus productos de forma directa y sin intermediarios.
En este sentido, Álvarez informó de que actualmente la ciudadela cuenta con 18 módulos educativos funcionando y cuatro aprobados para su ejecución a partir de este año en los barrios Arroyito, 25 de Octubre, 3 de Mayo y Primavera.
Mientras que en temas de salubridad se cuenta con 10 centros de salud, de los cuales uno se ha convertido en 24 horas, se prevé que otros sigan el mismo paso y se entregará durante este mes dos más que ya están terminados, ubicados en el barrio 7 de Julio y en el barrio Mauro Bertero, además del hospital de segundo nivel que ofrece la atención a los vecinos.
En cuanto a la infraestructura se ha invertido en un camellón grande y muy atractivo en el Obelisco que cambió la mala imagen que se tenía del distrito, gracias al traslado de los comerciantes de la Rotonda al nuevo mercado. También se tiene planificado pavimentar 18 kilómetros de calle y cinco kilómetros de avenida en el transcurso de este año, completando de esta forma las avenidas Che Guevara y La Campana. Asimismo, dentro del programa Santa Cruz se Canaliza, está lista la construcción de dos canales emisarios para solucionar las inundaciones y de igual forma se refaccionará el canal Piraícito, solucionando los problemas en los barrios Arroyito y San Luisito.
En las áreas verdes, tan importantes en una ciudad, se construye el Parque Guapurú en el barrio del mismo nombre, que tendrá todas las dependencias de las instalaciones similares, además de una cancha con pasto sintético.
Un segundo parque se está levantando en el barrio Arca de Noé, donde los vecinos, los jóvenes y los niños podrán tener un área de esparcimiento. “El único beneficiado es el vecino, por eso le encargamos a las personas que ayuden a cuidarlos”, comentó el subalcalde.
En este marco, Juan Carlos Pérez, encargado de Control Social en el distrito, indicó que están fiscalizando constantemente las obras municipales, por lo que ponderó el trabajo que se viene realizando en beneficio de los vecinos.
“Si bien se están haciendo muchas obras, aún faltan varias cosas por hacer para mejorar la calidad de vida de los habitantes, pero vamos por buen camino y esto se logra con la unidad entre los vecinos con las autoridades”, manifestó Pérez.
Obras atraen inversiones privadas
El subalcalde, resaltó el hecho de que el cambio que está teniendo la ciudadela, influye para el asentamiento de nuevos emprendimientos, principalmente de microempresas, por ello indicó que en el distrito se produce colchones, camas, pantalones, camisas, entre otros, que luego son comercializados en los principales mercados de la ciudad, como La Ramada y Los Pozos.
“Atrás quedó el tiempo en que se asociaba al Plan 3.000 como zona roja. Somos un distrito que producimos bastante, aún nos faltan muchas cosas, pero el hecho que hayan cooperativas financieras, bancos, tiendas, entre otras son un buen indicador de que estamos haciendo las cosas bien”, dijo Álvarez.
También señaló que el crecimiento poblacional que reporta el distrito 8 se encuentra entre el 10 y 11% cada año, haciendo que actualmente haya más de 365 mil habitantes, 36 UV y 152 barrios. Si bien ese crecimiento hace que las autoridades tengan que actuar con celeridad para ofrecer los servicios básicos, asegura que es un derecho del vecino.
“En muchos casos las personas que viven en otra parte de la ciudad, vende su casa en cerca de $us 200 mil y se compra una vivienda en el Plan 3.000 a $us 50 mil, coloca su negocio y se dedica a atenderlo. También tenemos la zona de expansión en la zona sureste donde hay que dotar de todos los servicios a los vecinos”, finalizó Álvarez.
Jesús Álvarez fue posesionado como subalcalde del distrito 8 en noviembre de 2017, siendo su segunda gestión al mando de la ciudadela. Durante su administración se logró el reordenamiento de los espacios públicos y ahora se apunta a resolver los problemas de inundaciones en los barrios a través de canales y el pavimentado de las principales vías.
Álvarez goza de la confianza de los vecinos, pues es considerado una persona amable, que ha formado una familia numerosa y la mayoría de sus hijos son futbolistas, uno de ellos es Gilbert Álvarez, miembro del equipo de fútbol profesional Wilstermann, de Cochabamba. Es una autoridad que se identifica con los vecinos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí