spot_img
sábado ,13 abril, 2024
33 C
Santa Cruz de la Sierra
More

    El uso incorrecto de la mochila

    - Advertisement -

    ¿Cómo elegir la mochila correcta?, Gimena Amaya, jefa de carrera de Fisioterapia y Psicomotricidad de la Universidad Nacional Ecológica (UNE), señala que el peso de la mochila no debe sobrepasar el 10% del peso corporal del niño, es decir, si el niño pesa unos 30 kilos, la mochila no debe ser más de 3 kilos. Si la mochila es muy pesada, el niño se ve obligado a arquear hacia delante la columna vertebral o flexionar hacia delante la cabeza y el tronco para compensar el peso.
    La distribución de la carga que lleva la mochila es fundamental. Amaya recomienda que primero se debe colocar los libros o textos de mayor tamaño y peso pegados al lado de la espalda y luego colocar los cuadernos libretas u otros artículos escolares ya que éstos son más livianos. “La espalda es la que nos mantiene erguidos, es un elemento muy importante de nuestra estructura anatómica que si nosotros de forma permanente vamos provocando cierto tipos de alteraciones, estamos provocando que se vayan acumulando estos traumatismos, a la larga va produciendo alteraciones en la postura del niño, dolor de espalda, dolor de cuello y dolor de cabeza en algunos casos, lo que va interferir en su rendimiento escolar puesto que el estudiante va estar adolorido”, aclara Amaya.
    ¿Cuál sería la mochila ideal?. Amaya indica que en ocasiones pensamos -cuanto más grande la mochila mejor- porque así puede llevar más cosas, siendo éste un concepto equivocado, señala que no se trata de comprar la mochila más grande, sino acorde a las características físicas, estatura del niño o del estudiante, puesto que la mochila no debe pasar más del tamaño o dimensiones de la espalda, incluso vemos que las usan sobrepasando los pliegues de los glúteos. “Lo corrector es que la mochila esté cinco centímetros por encima de la cintura, las abrazaderas tiene que ser lo más anchas posibles y acolchadas para darle mayor comodidad y no le lesione los hombros, debe tener cinturones de fijación de ajuste en la cintura para poder también asegurar a éste nivel, con el objetivo de que el peso se mantenga al centro de la espalda”, recomienda.
    El tiempo que un niño o estudiante cargue su mochila es otro punto que hay que tomar en cuenta. No cargar más de 15 minutos, es por ello que se recomienda que las unidades educativas cuenten con casilleros para que solo pueda transportar de su casa lo más necesario.
    “Al jugar, corren los niños llevando puesta su mochila, lo que aumentará el peso y por consiguiente va a generar una fatiga muscular, cansancio en los niños, que con el tiempo va a ir provocando ciertas lesiones al nivel de la espalda”, agrega Amaya.
    También recomienda que la mochila se la tiene que cargar siempre con ambas abrazaderas en los dos hombros y no así en un solo hombro, que generalmente lo realizan los más jóvenes, quizás por la moda adoptan esta mala costumbre, lo que a la larga trae consecuencias, al realizar un esfuerzo en un solo lado ocasiona una mala higiene postural afectando a la larga la columna, problemas de escoliosis que son las desviaciones a nivel lateral de la columna involucrando incluso al nivel de los huesos, de la vertebras.
    El uso de las mochilas pareciera no ser un problema serio. La profesional en Fisioterapia y Psicomotricidad advierte que se puede convertir en un problema estructural, es decir que ya van a ver compromiso de los mismos huesos, de las vértebras, acarreando más adelante problemas más serios para el estudiante, incluso alterando su funcionalidad y su marcha al caminar.

    Latest Posts

    Publicidad

    Más noticias

    Publicidadspot_img