spot_img
miércoles ,22 mayo, 2024
33 C
Santa Cruz de la Sierra
More

    “Hagamos historia”

    - Advertisement -

    Resulta que cuando hablamos de historia, literalmente podemos hacer mención a los hechos o sucesos que se dan en cualquiera de los continentes científicos universalmente conocidos, hechos que marcan determinadas épocas de nuestras vidas o están estrechamente asociados a los avances y desarrollo de nuestra sociedad. A efectos del presente artículo, bajo esa línea conceptual queremos abordar el tema deportivo, particularmente la Selección Boliviana de Fútbol y su participación en la cuadragésima sexta versión de la Copa América, la competencia de fútbol más antigua del mundo (creada en Uruguay en 1916), un evento que despierta una de las mayores pasiones colectivas de todas las naciones participantes en nuestro continente.
    En esta oportunidad no pretendo hacer el papel de director técnico, porque con seguridad cuando empiece a rodar el balón tendremos 11 millones de bolivianos asumiendo ese papel, con su propio esquema, planteamiento técnico, dibujo táctico y sistema de juego, cada boliviano tendrá su 11 ideal armado con los jugadores de su preferencia, obviamente no hay novedad al respecto, pasó antes, pasará ahora y también en un futuro próximo, eso sólo se explica por la pasión colectiva que despierta este deporte, condimentado por el grado de identidad y sentido de pertenencia que genera nuestra selección con el pueblo boliviano. En mi humilde opinión, tenemos un buen director técnico y cuerpo técnico que a la luz de los resultados de su carrera en los últimos dos lustros, indican que indiscutiblemente merecía tener esta oportunidad y de verdad abrigamos la esperanza que puedan dirigir de la mejor manera este proyecto deportivo y alcanzar los objetivos planteados.
    Por el contrario, quiero aprovechar este espacio para hacer llegar nuestras mejores vibras a cada uno de los jugadores que están en Brasil, los convocados y los destacables 26 años (promedio de edad que tiene el equipo). Sabemos que el fútbol boliviano en los últimos tres años ha parido una prometedora camada de jóvenes futbolistas, en su mayoría recordaran que hace unas semanas a Neymar, Firmino, Allison, Gabriel Jesús, Daniel Alves y otros los estaban observando sentados en sus hogares mirando el Tv cable, y por esas hermosas oportunidades que nos brinda la vida, los tendrán frente a frente 11 contra 11 haciendo lo que a ustedes les gusta hacer, disputando el mismo balón, en la búsqueda de lograr el mismo objetivo.
    El título de hagamos historia sería vacío en sí mismo, si antes no los invitásemos a los seleccionados (los que están de ida y los que acaban de llegar) a retrotraerse en el tiempo para recordar a la primera persona que los llevó de la mano a su primer entrenamiento a un campo deportivo, recuerden y analicen cuantos miles de niños iniciaron y crecieron compitiendo con y contra ustedes, esforzándose día a día, soñando en algún momento vestir la Verde.
    Hoy la realidad indica que sus padres son los afortunados emocionalmente hablando, están rebosantes de orgullo y alegría por lo que ustedes alcanzaron hasta ahora, recuerden que ese también fue el sueño y anhelo de millones de padres, madres y familiares que llevaron a sus niños durante años a escuelitas de fútbol, proyectos deportivos, clubes de menores, inferiores, asociaciones y así mismo de los muy pocos que alcanzaron el profesionalismo. Por diversos motivos a una gran mayoría de ellos, el sueño solo fue una quimera, para otros un objetivo trunco o una meta ya inalcanzable. A ustedes que tienen el gran privilegio de hacer historia, solo deténganse unos minutos e imaginen a sus hijos, esposas, hermanos y padres llorando de emoción frente al televisor, observando a cada uno de ustedes en el campo deportivo, cantando el Himno Nacional de Bolivia en la fecha inaugural contra Brasil y saben que, no solo a ellos, se les inflará el pecho de orgullo, permítanme asegurarles que somos millones de bolivianos que viviremos una serie diversa de emociones, varios dejaran caer más de una lágrima, a muchos se les hará un nudo en la garganta y a varios se les quebrará la voz.
    Finalmente, los invito hacer otro ejercicio, imaginen a millones de bolivianos en todos los rincones del mundo, rebosantes y saltando de alegría con la boca llena de gol, festejando un empate, una victoria o mejor aún pasar de ronda, imagínense la locura que se desataría por llegar nuevamente a una semifinal u otra clasificación a la cita mundialista, parece complicado ¿no? Pero, podemos imaginarlo, podemos soñarlo, no cuesta nada creernos el cuento y con esa firme convicción, se darán cuentan que las metas se tornan alcanzables, ya un grupo de seres humanos igual que ustedes, nos demostraron que si se puede y lograron inscribir su nombre en la historia del deporte boliviano. Deseamos que en nuestra retina quede la imagen fotográfica de una carrera eufórica de los jugadores y cuerpo técnico que salen de la casamata, tras el pitazo final a fundirse en un loco y efusivo abrazo, con aquellos que terminan en el campo de juego después de lograr un objetivo. En definitiva, no pretendemos cargarles en la espalda ningún tipo de responsabilidad, esa mochila que ustedes llevan solo debe ser un tapeque lleno de esperanzas, energías y buenas vibras, los invitamos a divertirse, haciendo bien lo que ustedes saben hacer, dejando la piel en la cancha, comprometidos con cada pelota, con cada jugada, siendo solidarios con el equipo, pero por sobre todo con las ganas de comerse el mundo, siempre responsables con esta bella oportunidad. Y sí, esta oportunidad es de ustedes, les tocó, demuestren que sí la merecían. Hacer historia, trascender en el tiempo e inmortalizarse con el paso de las generaciones, es un reto tremendamente hermoso, reafirmando que esta historia, solo la pueden escribir ustedes. Que así sea, hagamos historia.

    Latest Posts

    Publicidad

    Más noticias

    Publicidadspot_img