spot_img
sábado ,18 mayo, 2024
33 C
Santa Cruz de la Sierra
More

    La Copa América deja más preocupaciones que ilusiones

    - Advertisement -

    El arranque de Bolivia en la Copa América 2019 no pudo ser más decepcionante. Fue 0-3 ante Brasil, para caer luego 1-3 ante Perú, en el grupo A del campeonato sudamericano de selecciones. Al cierre de esta edición estaba pendiente el choque contra Venezuela, pero más allá de ese resultado, lo que decepciona es el poco poder ofensivo de la selección nacional, a escasos meses de afrontar los partidos de clasificación para el Mundial 2022.
    Ciertamente no vamos a decir que sorprenden las derrotas ante Brasil y Perú, dos selecciones que en la actualidad se encuentran en un nivel superior al de nuestro seleccionado, basta recordar que vienen de jugar la última Copa del Mundo, a la que en cambio Bolivia no se clasifica desde hace 25 años. Perder ante ellos no es lo que motiva las críticas.
    Lo que enciende las alarmas es que Bolivia hubiera mostrado escaso peso ofensivo. Ni para hacerle cosquillas a Brasil. Ante Perú se anotó un gol, y se tuvo algunas llegadas en el segundo tiempo, pero en el balance general queda la impresión de que anotar ante la portería rival es todavía una asignatura pendiente.
    Ante Brasil, el cerrojo defensivo funcionó hasta la primera etapa. Se mantuvo la igualdad sin goles, pero al precio de haber sido llevado contra las cuerdas. En el complemento, los anfitriones de la Copa América reflejaron en el resultado su mayor ambición de gol, el peso de sus jugadores y el esquema de salir a ganar. Con Perú también se jugó un buen primer tiempo, pero la debacle se vino en el complemento.
    Una explicación rápida apunta al estado físico, que es inferior en el caso de Bolivia al de otras selecciones. Y es cierto. La Verde se desinfla tras el descanso. Ese es un tema que se arrastra del trabajo en los clubes, de una forma de trabajo que urge replantear.
    Pero, de lo que no se libra el entrenador Eduardo Villegas es de las responsabilidades en la elección de la táctica de juego y de los jugadores para el onceno titular. Porque era evidente que el DT priorizó el trabajo defensivo, en cambio no puso tanto énfasis en buscar las alternativas para hacer daño en el arco rival. También insistió en poner como titulares a futbolistas que no estaban en buen nivel.
    La Copa América siempre ha sido considerada “un laboratorio de ensayo”, porque precede a los partidos de clasificación a la siguiente Copa del Mundo. Una vez pase este invierno, la mirada estará puesta en Qatar 2022. Por lo visto en los partidos en San Pablo y Río de Janeiro, la selección boliviana tiene más preocupaciones que ilusiones.
    Hace falta programar más amistosos, más periodos de entrenamiento. Mejorar el nivel del torneo interno. Pero, también que el cuerpo técnico de la selección ajuste su brújula. No basta con mantener el cero a cero. Hay que ir a buscar los goles, si se pretende hacer una buena campaña. Y también dar oportunidad a futbolistas capaces de mantener a nivel internacional el buen nivel que muestran en sus clubes.

    Latest Posts

    Publicidad

    Más noticias

    Publicidadspot_img