spot_img
jueves ,18 abril, 2024
33 C
Santa Cruz de la Sierra
More

    “Mi hijo es el motivo para no dejarme vencer”

    - Advertisement -

    Invencible y guerrera. Así la convirtió Paulo César (16) a Gabriela Lijerón, al nacer prematuro, pesando 1,2 kilogramos, midiendo 40 cm, cuando ella aún era una estudiante de Comunicación Social en la Universidad Autónoma Gabriel Rene Moreno, actualmente es una destacada profesional dedicada a la gestión de medios demostrando que es posible alcanzar el éxito laboral sin descuidar el rol de madre.

    – ¿A qué edad fue madre y qué sintió cuando se enteró que estaba embarazada?

    A los 20 años, me asuste muchísimo, pero ser mamá me cambio la vida, mi hijo es la mayor bendición que Dios me pudo dar.

    -¿Qué tipo de mamá es?

    Gabriela disfruta de su hijo que ya está en secundarias

    Yo creo que la mama perfecta no existe, somos un poco de cada tipo de madre que hay, pero soy amigable, consejera y muy entusiasta, me gusta motivar a mi hijo, sobre todo, apoyarlo para que cumpla sus sueños. Creo que todo lo que soñás lo podés lograr con esfuerzo, trabajo, dedicación, disciplina y responsabilidad.

    -¿Cómo vivió cada etapa del crecimiento de su hijo y cuál ha sido la etapa más difícil de la crianza?

    Uy… A mis 20 años fui mamá por primera vez de un bebé que nació a los seis meses que peso un kilo 200 gramos y midió 40 cm, fue difícil a mi edad asimilar esa situación, por lo que viví una etapa muy difícil, pero jamás perdí la fe en Dios, además recibí el apoyo de mis padres que fue lo más importante, en ese momento que entendí que el amor de madre es lo más grande y lo más puro, que preferís que todo lo malo te suceda a vos pero nunca a tu hijo. Viví momentos de angustia, de ver a mi hijo tan frágil, luchando por vivir y transmitiéndome desde el primer día de su vida de fuerza para superar cualquier adversidad.

    -¿Si tuviera que agradecer a alguien por su ayuda en la crianza de su hijo a quién sería?

    A mis padres y a mis hermanos, ellos son fundamentales en mi vida y la de mi hijo.

    -¿Cuál es el momento más triste y más feliz que ha vivido con su hijo?

    Sufrí mucho cuando nació prematuro, obviamente estuvo en una incubadora, pero siempre tuve fe que nada malo le pasaría, después todos los días a su lado son de felicidad, agradezco a Dios por la vida de mi hijo, su llegada me cambio, es mi cable a tierra, mi motor de vida, mi motivo para no dejarme vencer.

    -¿Qué le enseña a su hijo, es decir, qué le inculca?

    Principalmente que siempre tenga a Dios en su corazón, que crea en él, que jamás olvide que su esfuerzo lo llevará a lograr todo lo que se proponga y que nunca baje los brazos porque en esta vida estamos para luchar por nuestros sueños.

    -¿Cómo se organiza para cumplir con su rol de madre y con su trabajo?

    Al comienzo fue muy difícil, ya que no tengo horarios de oficina, muchas veces dejamos de lado reuniones familiares y celebraciones, pero luego la recuperamos, no hay mejor que dar a los hijos tiempo de calidad. Paulo Cesar desde muy pequeño sabe a qué me dedico, conoce mi trabajo, siempre le contaba lo que hacía, ahora que tiene 16 años es el primero en enterarse de los conciertos y eventos que tengo que promocionar, es más, ahora lo involucro con mi trabajo y me ha ayudado en conciertos de artistas para su edad, de esta forma me acompaña y pasamos gratos momentos.

    -Puede dar algunos consejos para ayudar a las mamás que creen que trabajar es sinónimo de descuidar a sus hijos en etapa de crecimiento

    -Organización y planificación

    – Establecer límites y disciplina sin amenazas

    – Darle mucho amor, recordarle que todo el esfuerzo es por y para ellos.

    -¿Cómo se imagina a su hijo en su edad adulta y  qué desearía para él?

     Lo veo un gran hombre, temeroso de Dios, con grandes valores, profesional y disfrutando de su vida al lado de su hermosa familia.

    Latest Posts

    Publicidad

    Más noticias

    Publicidadspot_img