Sector ganadero beneficia a más de 15 mil familias

0
303

Luis Soliz, secretario de relaciones del Sindicato de Trabajadores de Frimup, trabaja desde hace 47 años en la entidad y observó toda la evolución del frigorífico, comenta que antes el matadero era rudimentario y se encontraba en la zona del ahora antiguo mercado La Ramada, pero debido al crecimiento de la ciudad y de las quejas de los vecinos se trasladó el año 1970 a la actual ubicación. En ese lugar la Alcaldía construyó la infraestructura y se convirtió en el Matadero Municipal, prestando todos los servicios a la población durante muchos años, para ya en los primeros años del 2000 modernizarse aún más y convertirse en el Frigorífico Municipal con una fuerte inversión económica para tener estándares de calidad.
Es así que Frimup creció a la par de la Pampa de la Isla, toda vez que cuando en un principio la zona era bastante alejada por lo que no existían viviendas aledañas. Hoy Frimup faenea 400 reses y 200 cerdos a diario. El ganado llega del centro de remate ubicado muy cerca del lugar y en la zona también existe un pequeño mercado, donde se comercializa directamente la carne, menudo, cuero de las reses a un bajo costo. También el transporte se beneficia porque traslada a los animales al frigorífico y en los alrededores existen negocios relacionados al sector.
Solo en Frimup trabajan en el interior 117 personas, 5.000 familias se benefician directamente con la comercialización, traslado y otras tareas relacionadas al ganado y alrededor de otras 10.000 se benefician indirectamente, haciendo un total de más de 15 mil familias que se sustentas con el sector ganadero en la ciudadela.
“Yo comencé como tripero cuando el matadero estaba en la Ramada, después fui encargado de la sierra y así fui subiendo de cargo para en 2000 ingresar al área administrativa. Hemos visto el crecimiento del frigorífico, hoy por hoy está ubicado en un lugar estratégico en la ciudad, sobre carretera y cerca de un centro de remate, a eso se suma que tenemos todos los estándares de calidad, porque cada día se trabaja junto al Senasag en ese sentido, damos un servicio de calidad y la zona se beneficia enormemente”, comentó Soliz.
Una prueba de que Frimup es el mayor frigorífico de Santa Cruz, es que de cada 10 reses que se faenan, ocho se hacen en el frigorífico. Entre las últimas inversiones que se hicieron están, las salas de oreo, naves de faena, cámaras frigoríficas remodeladas, mejoramiento en los corrales de los cerdos, además de equipos industriales de última generación para la refrigeración de la carne.
Cabe resaltar que toda la inversión que se realizó en las tres hectáreas del frigorífico ha evitado que durante el trabajo diario se despida malos olores que incomoden a los vecinos, tal como sucedía tiempo atrás.
Los negocios relacionados al sector son palpables en el lugar y también generan un movimiento económico importante, por ejemplo, Adolfo Amador, trabaja hace 27 años comercializando sal para ganado. Señala que está ubicado al frente del frigorífico porque es constante la llegada de ganaderos al lugar para faenar sus reses, por lo que su producto, muy utilizado en la ganadería, se vende bien.
Entre los productos que se comercializan están la sal de piedra, sal semimolida, sal granulada, yodada, sales minerales, harina de hueso y alimento balanceado en general. “Antes esto era monte y las calles eran intransitables, yo comencé debajo de un árbol y después me vine a mi propia tienda. Tenemos clientes fijos, nos ha ido bien, aunque ahora ha estado un poco lento las ventas”, indicó Amador.
De acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) Santa Cruz concentra más del 61% de la carne de res faenada del país, lo que demuestra la vocación ganadera del departamento y por supuesto Frimup tiene un buena participación en ese porcentaje. Más aún durante las temporadas altas de Navidad y Año Nuevo, donde el trabajo del frigorífico se multiplica para poder atender la demanda de la población.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí