Sin la comunidad educativa no hay transformación educativa

0
151

El nuevo modelo educativo, cuyo nombre es Sociocomunitario Productivo que desde hace nueve años pretende transformar la educación en Bolivia haciéndola más abierta a la comunidad, por eso lo sociocomuntario implica que hoy ya no se puede hablar de una escuela aislada de la sociedad. Sino hablamos de una comunidad educativa, es decir, no se puede entender a la educación como simplemente al proceso de enseñanza-aprendizaje que por 200 días desarrollan los maestros todos los días en las aulas y una vez concluido ahí termina todo y esa monotonía por años se ha venido repitiendo, por lo tanto, la escuela no ha generado el cambio en las nuevas generaciones y tampoco ha tenido impacto en la sociedad.
Por el contrario, hoy la escuela necesita de la participación de la comunidad educativa, en particular de los padres de familia si queremos en verdad lograr transformar el corazón y la mente de los miles de estudiantes que asisten a las escuelas todos los días; porque la esencia del Modelo Sociocomunitario es la educación en valores, es decir, desde la escuela se tendría que desarrollar actitudes de cuidados del planeta tierra, del cuidado de la salud, de una buena alimentación, de que las y los estudiantes puedan decir no a las situaciones de riesgo como la drogadicción, embarazos en la adolescencia y muchos otros males; sin embargo, aún no se ha visto este cambio, a pesar de los nueve años en vigencia de este modelo educativo, que hasta ahora los mismo actores educativos no nos hemos acostumbrado en especial madres y padres de familia y los mismos maestros.
Por otro lado, la mercantilización ha generado que madres y padres se hayan olvidado de la importancia de dar un abrazo a sus hijos, de conversar, de compartir y solamente se están centrando en proporcionar el alimento, pensando que simplemente eso es lo necesario para vivir y dejando totalmente a un lado la parte afectiva.
Durante la semana pasada, en el tiempo de las inscripciones escolares me tocó vivir una situación muy terrible, una de mis estudiantes que en la gestión 2018, de 14 años, cursaba el tercero de secundaria, se escapa de su casa para ir a beber, llevando a una de sus compañeras, lo que yo hice fue llevarla a la Defensoría de la Niñez junto a la abuelita con quien vivía, pero ahí no le brindaron ayuda.
Este año retornó durante las inscripciones y lamentablemente vino en estado de ebriedad, el primer día no la recibí, pero al día siguiente ambas retornaron, la abuelita insistió en que yo la inscribiera, no lo hice porque es un riesgo para las otras estudiantes y no encuentro la forma de cómo ayudarla.
Con todo esto, el ser maestro en este tiempo, se ha convertido en todo un reto porque en muchas de estas situaciones nos encontramos solos, pese a que hay instituciones a donde recurrir; sin embargo, a la hora de la verdad no brindan el apoyo necesario en las escuelas. Los maestros no somos psicólogos, hacemos nuestro mejor esfuerzo porque al desarrollo del proceso educativo le acompañan estas realidades de los estudiantes.
No es nada fácil ingresar al aula todos los días y ver entre 30, 40 y 50 estudiantes y con la presión de las autoridades educativas de llevar el Modelo Educativo Sociocomunitario adelante, en el que, uno de los actores educativos tiene un rol preponderante en la nueva forma de entender la educación; madres y padres quienes no están cumpliendo el rol que les asignan las leyes educativas.
De acuerdo con el Reglamento del Desarrollo Curricular del Ministerio de Educación las responsabilidades de madres, padres implica realizar seguimiento permanente y continuo a la formación de sus hijas e hijos, promoviendo el cumplimiento de los deberes escolares y dialogando sobre sus aprendizajes.
Eso en la realidad no sucede, algunos padres una vez que inscriben a sus hijos en el colegio se olvidan de ellos y creen que la responsabilidad total de su formación es de la escuela, ellos aparecen cuando sus hijos están a punto de perder el año o cuando el hijo manifiesta alguna queja en contra del maestro exigiendo que se respete sus derechos, pero se olvidan de sus obligaciones por eso las denuncias en las Defensorías, en las mismas direcciones distritales y departamentales y los medios de comunicación en contra de directores y maestros son cada vez más.
Ante esta situación muchos directores y maestros para evitar problemas con instituciones defensoras y autoridades educativas, dejan pasar muchas situaciones de indisciplina de jóvenes y estudiantes y muchas faltas de respeto por parte de madres y padres de familia y todo ello trae como consecuencia una deficiencia en la concreción del Modelo Educativo en cuando al desarrollo de valores Sociocomunitarios.
De acuerdo al modelo madres y padres deberían ser los principales coadyuvadores en el desarrollo de los valores sociocmunitarios; sin embargo, eso no se está dando por eso, los estudiantes continúan llegan tarde al colegio, no tienen el material necesario, su alimentación no es saludable, no tienen hábito de poner la basura en su lugar, más aún muchos de ellos consumen drogas porque no tienen la capacidad de decir no.
Aproximadamente en 2025 saldrán los primeros bachilleres en toda Bolivia formados en el marco del Modelo Sociocomuntario. Estos nuevos ciudadanos deberían ser propositivos, reflexivos y con valores; eso significa que a partir de ese momento debería haber menos gente enferma porque tendrán buenos hábitos de alimentación, ciudades con calles sin basura, gente responsable, honesta, solidaria, etc. empezaría una nueva sociedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí