domingo ,14 julio, 2024
33 C
Santa Cruz de la Sierra
More

    Zaida Manzano inspirada en el sueño de su hijo incursiona en el negocio de la comida

    - Advertisement -

    El Caballito está situado en la calle 3 oeste, es un emprendimiento de Zaida Manzano que solo trajo de Sucre sus dos hijos y sus deseos de prosperar, hoy la empresaria es reconocida por su trabajo, su esfuerzo, pero sobre todo, por su sazón que ha conquistado los paladares más exigentes de la Villa Primero de Mayo y de otros lados. 

    Un letrero en el Palacio del Pescado con la leyenda se necesita mesera y ayudante de cocina cambió la vida de Zaida Manzano que debido al fallecimiento de sus padres se vino con sus dos hijos  de su natal Sucre a Santa Cruz, propiamente a la casa de una prima que vivía en la Villa Primero de Mayo, una tarde sale a recorrer la avenida principal y la plaza del popular barrio en busca de trabajo, han pasado 22 años de aquel momento en el que fue contratada por el beniano Honorio Sarabia, donde trabajó por cuatro años, de forma honesta y responsable, ganándose la simpatía de sus clientes, tanto fue así, que las hijas de su jefe le pedían que les sirviera la comida con las expresiones Zaida una bife o una chuleta con huevo, pedido que se le grabó a su pequeño hijo, quien un día le dijo: “Mamá cuando tendremos un restaurante para que te pida una chuleta con huevo”, esta frase fue el impulso para que la ayudante de cocina emprenda y haga realidad el sueño de su hijo. 

    EMPRENDEDORA•Zaida Manzano genera 12 fuentes de empleo fijos y los fines de semana emplea de forma eventual a 15 personas más porque llegan el triple de comensales que entre semanas

    “El Palacio del Pescado entró en quiebra, fue difícil mantenerlo abierto, el dueño como parte de pago me dio unas ollas, un frezzer y una cocina, me asocié con un colega y abrimos un restaurante, pero no congeniamos y cerramos”, recordó Zaida, quien no se dio por vencida y otra vez caminó por el centro de la Villa hasta que llegó a la churrasquería El Caballito, en la vereda norte de la plaza principal, tanta fue su suerte que el propietario que era un chileno le alquiló el local para que ella venda porque tenía que irse a Chile.

    Ahí estuvo por unos años hasta que la hija del chileno le pide desocupación porque el local lo alquilaría a una cadena de pollo muy conocida en la ciudad, fue así que empezó a buscar un terreno para construir su propio restaurante.

    “No había local para alquilar alrededor de la plaza, peor un terreno, me fui por el sector de la feria Cumavi, al regresar a la plaza vi un letrero casa en venta, era un lote amontado, con plantaciones de naranja, palta y mangos, al fondo una vivienda deteriorada, hablé y salió una mujer que me dijo que el encargado de la venta era su hermano mayor, pero vivía en Montero, dejé mis datos personales y al otro día como no había ido mi parrillero estaba en la parrilla cuando de pronto se me acerca un hombre que se presentó como el dueño de la casa y ahí no más hicimos trato, conseguí el dinero e inicie la compra, luego de estar mucho tiempo con un  local modesto, edifiqué un moderno restaurante de dos plantas y con proyección a cuatro”, recordó la emprendedora.

    En este local, situado en la calle 3 oeste, como yendo a la Casa de la Cultura de la Villa, se sirve de lunes a lunes almuerzos completos (keperí al horno, picante, sopa de maní, entre otros) y con  bufé de ensaladas a Bs 15 y los domingo a Bs  20, la especialidad del restaurante es el churrasco, según Jhusbert Manzano que junto con su hermana ayudan en la administración de El Caballito, donde llegan más de 50 comensales por día copando la capacidad por lo que han tenido que alquilar un local al frente para abastecer y atender cómodamente a sus clientes que llegan atraídos por los deliciosos cuadriles y lomos a la parrilla. 

    El Caballito genera 12 fuentes de empleos fijos y los fines de semana contratan eventual como a 15 personas. 

    “Es una satisfacción ver que los clientes hacen filas para comprar, les encanta el sabor de la comida de mi mamá”, expresó Jhusbert que admira a su madre por el empuje, el temple y el coraje de haber migrado muy joven a buscar mejores días para ella y sus hijos. 

    Entre los planes de El Caballito está seguir creciendo, generar más fuentes de empleos, digitalizar la compra de tickets y abrir una sucursal propia en la Villa”, enfantizó Zaida que dice amar al barrio que le abrió las puertas y donde es reconocida por su trabajo. 

    “Tengo clientes que eran niños cuando trabajaba en el Palacio del Pescado, ahora son profesionales, están casados y tienen hijos, también vienen mis excolegas y me preguntan por mi hijo, el que decía que quería un restaurante para pedirme chuleta con huevo”, recordó Zaida.

    Latest Posts

    Publicidad

    Más noticias

    Publicidadspot_img